domingo, 7 de diciembre de 2008

El gramófono de Holly: Star Wars


Ayer pasé por el salón y mis padres estaban viendo por la tele Star Wars, la primera, el episodio IV, Una nueva esperanza. Me senté un instante, en el taburete más alejado del televisor, como si estuviera allí de pasada, por que no hay cosa que más me fastidie que ver una película a medias. Pero allí estaba Luke, viendo atónito el mensaje que el pequeño R2D2 reproducía en los clásicos hologramas azules de la saga. Obi Wan-Kenobi, ¿sería el viejo Ben Kenobi el dueño del misterioso androide? Su tío Ben tal vez sabría algo, pero el viejo Ben no quería saber nada de historias de guerras e imperios, de Jedis y princesas, no otra vez. Pero el chico no se podrá quedar en la granja para siempre, es igual que su padre, y eso es lo que le da miedo.


El chico, Luke, sueña con poder participar en esa lejana batalla. Sólo la guerra le dará respuestas a sus preguntas, que son demasiadas. Y en ese momento se produce el grandioso efecto de la magia del cine. Luke sale al infinito desierto de Tatooine, mira al horizonte, y una imborrable melodía que comienza a sonar va cobrando fuerza mientras el chico ve como su futuro incierto se tiñe del color dorado de la puesta de los soles gemelos. Su camino ya se ha marcado, no ha hecho más que empezar, y la emocionante música hace que me cueste horrores abandonar el salón.


Hablar de la banda sonora de Star Wars es hablar de algo tan importante dentro de su universo como de la propia Fuerza. Es un personaje más, un perfecto nexo de unión entre todo lo que en las películas acontece que es capaz de evocar en cada escena los pasajes del resto de la historia que permiten tocar esa tecla que emocione al espectador. Ninguno de los momento irrepetibles de esta historia serían los mismos sin el magnifico de trabajo de John Williams, así que, a modo de homenaje, repasemos y recordemos los cortes más representativos. Agarraos a lo que podáis, vamos a saltar al hiperespacio....



Main title


Desde el poderoso comienzo, este tema es tan grande como el universo de Lucas. Perfecto para que te metas en la película mientras lees el clásico scroll de presentación. Tras esto, la primera parte del tema, invariable para cada episodio se fusiona con una segunda parte que te introduce en el espacio en que se desarrollan los hechos. En el episodio IV, la música anuncia el abordaje imperial mientras vemos el carguero Rebelde perseguido por un interminable Destructor imperial. El imperio es MUY grande, y en esta escena queda perfectamente claro.



The Force theme


Para mi es el más impresionante y emocionante de toda la saga. Es capaz de relacionar un montón de escenas, recuerdos y, en definitiva, emociones. Desde la puesta de sol de Tatooine con Luke mirando hacia su destino hasta la desgarradora pira funeraria de Vader/Anakin. Encierra toda la grandeza de los Jedis, la gloria perdida de su orden, ahora reducida a su mínima expresión, la ascensión y caída de Anakin, para volver a renacer con toda su fuerza, el tortuoso camino de Luke, de inocente granjero a líder indiscutible. Todo, absolutamente todo, está en este tema. A partir del minuto 1:30, para poner los pelos de punta.



Cantina Band


Lucas quería que la cantina de Mos-Eisley pareciese una cantina de los locos años 20. El puso el ambiente bizarro y los atuendos de teatro de vodevil, John Williams puso la imprescindible música. Los clásicos alienigenas cabezones que forman la curiosa banda ponen, instrumentos en mano, la marcha necesaria. Inolvidable el momento en el que, tras la pelea en la que Obi-Wan rebana un brazo a un forajido que atacaba a Luke, el local completo se queda en silencio para, instantes después, segur cada uno a lo suyo al ritmo de la banda de la cantina. Un muerto más en este peligroso lugar, la vida sigue en Mos-Eisley.



Here they come










by audiko.net — ringtones.



Otro clásico al instante. El ejercito rebelde se lanza, a bordo de sus X-Wing, a realizar el asalto más descabellado que se pueda imaginar, el ataque contra la todopoderosa Estrella de la Muerte, el destruye planetas salido de la mente de Moff Tarkin. 170 km de diámetro que aterrorizan la galaxia.. Ya lo avisaba Vader, "La capacidad de destruir un planeta es insignificante comparada con el poder de la fuerza". Un chico habilidoso, su X-Wing y un blanco de menos de 2m de diametro a través de las peligrosas trincheras. El resto es historia.



Marcha Imperial


La marcha imperial es el miedo continuo al yugo del emperador, es que te paralices cuando oyes esa respiración metálica, carente de vida y llena de odio, es que sientas que la galaxia no es lo suficientemente grande para esconderse de los interminables stormtroopers, es ver tu planeta natal volatilizado por la estrella de la muerte. Es una marcha militar, regia y fuerte como la mano derecha del emperador, y evoca una absoluta disciplina , pues el imperio es una maquina de someter a todo y a todos que no se desvía ni un milímetro del plan establecido. Nada queda bajo el amparo del azar, nada queda para los buenos sentimientos. Interminables tropas clonicas con un solo objetivo, impersonales como los cascos que cubren sus idénticos rostros. Eso es la marcha imperial.



Duel of the Fates


El tema más espectacular de la nueva trilogía. Un corte épico que acompaña al duelo más espectacular de toda la saga, en lo que se refiere a los movimientos de los tres luchadores. Desde el momento en que la puerta del hangar se abre para revelar a Darth Maul, los coros en Sanscrito nos preparan para ver el poder Jedi y Sith en todo su esplendor, siguiendo los cambios de intensidad de la propia pelea, mientras se desarrollan paralelamente otras tramas (el ataque del pequeño Anakin a las estaciones de bloqueo, y el asalto al palacio real del ejercito de Naboo).Cada vez que lo escucho no paro de seguir los asombrosos y endiabladamente rápidos movimientos de los dos Jedi y su misterioso adversario, sobretodo la parte en la que, tras ser Qui-Gon derrotado, Obi-Wan se lanza a tumba abierta contra Maul. El tema se utiliza en los dos episodios siguientes de manera recurrente, para destacar momentos clave.



De momento hasta aquí. Tal vez realice una segunda parte para remarcar más temas, pero con esto ya tenéis un pie para conocer a fondo las grandes piezas que guardan las bandas sonoras de la saga Star Wars. ¡Hasta la próxima entrega!

8 comentarios:

Holly Golightly dijo...

Hombre, el desaparecido..

Espero que tu ausencia no haya sido por nada malo. Que haya sido porque algo mejor ha sustituido a algo bueno.

;)Feliz regreso.

Roberfumi dijo...

Jejeje, muchas gracias Holly, muy bonito mensaje. Pues ha sido por tema de estudios más que nada, y por que en el poco tiempo que tenía no se me ocurría nada que me apeteciese contar, hasta que ayer vi los soles gemelos....

Un beso!!!

Hummingbird dijo...

querido amigo! mossificada me he quedado con tu post de kate. has visto su nuevo look platino sesentero? y me encanta 'belle du jour' qué fuerte es esa peli. sigo la saga de las galaxias. mi marido es fan. yo soy más de petit comité y me hago unos líos con si luke es hijo de darth wader o la princesa leia es hija de natalie portman, que no me aclaro. un abrazo y me ha hecho ilusión verte, XX!

Roberfumi dijo...

¡Me alegra verte por aquí Humming! Y me alegra que te hayas "Mossificado" XD. El platino sesentero le queda genial, muy de acuerdo con su espíritu de tren imparable.

Un abrazo Hummingbird!!!!

Nestor dijo...

Excelente informe, Roberfumi !!!
Sólo desearía que no hubiera que esperar tanto para poder leer tus nuevos artículos.

Roberfumi dijo...

Muchas gracias Nestor. Te tomo la palabra en lo referente a la frecuencia de los artículos ;-)

Nestor dijo...

Hola,

he decidido distinguirte con un nuevo premio interblogs. Esta vez es el Symbelmine.

Roberfumi dijo...

¡Muchas gracias Nestor! Ya te he dejado un mensaje en tu blog. Ya mismo me pongo a seguir la cadena.