lunes, 17 de noviembre de 2008

magazine!!!

Esto es igual que estudiar, si lo vas dejando para otro día, cuando abres los libros no sabes por donde empezar, y tienes que hacerlo todo de golpe. Eso me ha pasado estos días con el blog, así que para compensar los días sin entradas, lo meto todo en un "magazine" variado. Yo os lo cuento todo de una vez y vosotros lo leéis todo en una sola entrega. ¡Todos ganamos!

Belle de jour, belle toujours



La semana pasada he visto el díptico formado por la película de Buñuel Belle de jour y por su continuación Belle toujours, realizada por Manuel de Oliveira. La primera narra la historia de Severine (Catherine Deneuve), casada con un importante cirujano que le ha propiciado una vida plena en cuanto a nivel social y económico. Sin embargo Severine no es capaz de mantener relaciones sexuales con el, por que ella, en sus más inconfesables fantasías desea, no sólo desea mantener dichas relaciones con otros hombres, si no que incluso desea sentirse humillada por dichos hombres, y eso es algo que su marido, su perfecto marido, no le puede ofrecer. Por ello decide acudir a una casa de citas en la que, para no ser descubierta por su marido, sólo puede trabajar por las tardes. De ahí su "nombre artístico", Belle de Jour (Bella de día).


Para resumir, ya que esto tiene que ir rápido, os diré varias cosas: Que me ha parecido demasiado criptica, no a los niveles de enigmas como el séptimo sello (la paré a los 10 minutos), pero es de esos films que o los amas o los odias; Que Anais, la madame de la casa de citas (Geneviève Page) me ha parecido lo mejor de la película y que buscaré más films de ella, ya que me ha parecido una actriz con muchísima personalidad; Y que Paco Rabal era un actor de los que llenaban la pantalla con su sola presencia, no digamos nada si empleaba su inconfundible voz.


Belle Toujours, la continuación, me ha parecido a todas luces un cortometraje largo más que un largometraje corto, y no sólo por su corta duración (apenas una hora), si no por su estilo. Oliveira dota a su film de un estilo austero que, junto con la ciudad de París de fondo, recuerda en todo momento a las secciones del film Paris Je t'aime. La historia, imposible de entender si no se ha visto la película de Buñuel, nos presenta a uno de los personajes de dicha película que busca desesperadamente a Severine, 40 años después de su último encuentro. La coqueta película tiene buenos detalles, muestra de la experiencia de Oliveira, como puede ser la peculiar forma de desvelar la historia mediante las conversaciones de este hombre con un camarero, el perfecto oyente, ("es como hablarle a un muro" dice el, ya que la gente le cuenta cosas que no diría a nadie), y las impecables actuaciones, pero se ve enormemente lastrada por su poco o nada claro argumento, su desenlace y ciertas escenas que hacen que una película de su corta duración resulte aburrida en muchos momentos.


El Tercer Hombre



Me han regalado el libro de Graham Greene "El tercer Hombre", y tras leerlo vi la película de Carol Reed basado en dicha novela, con guión del propio Green e interpretada por Joseph Cotten, Alida Vali y Orson Welles, entre otros, que cuenta la historia de un escritor de novelas del oeste que es invitado a viajar a Viena por un antiguo amigo. Una vez allí descubre que ha fallecido en un atropello en el que está inmiscuido un misterioso hombre de identidad desconocida. A la hora de sentarme a verla realicé un esfuerzo enorme de limpieza mental, pues jugaban en contra de la película dos factores capaces de arruinarla: Haber leído la novela, es decir, saber toda la historia de principio a fin (tampoco es muy difícil adivinar lo que va a pasar desde el principio del film), y otra cosa muy dada con los grandes clásicos, haber oído tal cantidad de halagos y alabanzas que parece que vas a asistir a la madre de todos los espectáculos. Evidentemente no funcionó, y, además de saber continuamente que iba a pasar a continuación, no paraba de recordar lo que me ocurrió con otro gran clásico como "Ciudadano Kane", una obra maestra a nivel técnico cuya historia me dejo totalmente indiferente.


Otro detalle curioso es que, a pesar de no estar dirigida por Orson Welles, me parecía estar notando su mano en cada picado y contrapicado, en cada perspectiva inusual y en cada plano de las persecuciones, todo ello realizado de una forma atípica para la época y que consigue ser el elemento que más sorprende aún a día de hoy. La música produce también una sensación extraña, ya que en muchos momentos no parece encajar con la historia de cine negro que estamos viendo, si no que parece pertenecer a una película más ligera. Las interpretaciones son en general muy correctas, destacando como no Orson Welles , que con una sola mirada es capaz de decirlo todo, y que protagoniza la mejor escena de la película en un genial dialogo con el personaje de Cotten.


En fin, otra película con una enorme fama que se queda por debajo de mis expectativas por una débil historia y un montón de cosas que me hacen pensar que una mentira 1000 veces contada, se puede transformar en una verdad. Bueno, ya estoy preparado para recibir los palos.

6 comentarios:

Holly Golightly dijo...

Veré las dos, lo prometo.

Que, delito tiene, no las he visto.

Roberfumi dijo...

Espero que no te lleves el mismo chasco que yo....es lo que tienen las altas expectativas....

Eso sí, la novela de el tercer hombre sí la disfruté.

Un beso!!

Pablo dijo...

Dos obras maestras, realizadas por dos genios del cine.
Aunque a la hora de elegir, me quedo con la de Carol Reed. Excelente reseña. Si señor. Saludos!!!
http://pablocine.blogia.com

Roberfumi dijo...

Gracias Pablo.Como ves, me han sabido a poco, pero ya se sabe, para gustos colores y todos tan amigos ;-)

Saludos!!

Anónimo dijo...

Alberto Q.
www.lacoctelera.com/traslaspuertas

Para mí son dos joyas. La de EL TERCER HOMBRE es una pena que no te haya atrapado sin haber leido la novela, que es como mejor engancha.

El diálogo glorioso en el Parque de Atracciones de Harry Lime es increible (sí, me refiero al del reloj de cuco).

Saludos!!!

Roberfumi dijo...

El momento en el que se ve a Lime en el callejon y lo del reloj de cuco es lo mejor de la peli sin duda. Es una de frase para enmarcar, lástima que el resto no me haya llegado.....

Saludos!!