lunes, 16 de julio de 2007

V de vendetta



Cuando entro en una sala de cine, espero que al salir sea una persona ligeramente diferente o, al menos, tenga algo interesante en lo que pensar durante los días siguientes. Es cierto que en ocasiones uno sólo entra con la intención de pasar el rato y no pensar en nada, pero cuando la película deja un poso de cualquier tipo de emoción (menos asco o aburrimiento) la cada vez más cara entrada parece haber salido mucho más rentable. Eso es exactamente lo que me ocurrió al ver V de vendetta.

Cuando abandoné la sala tenia unas ganas irresistibles de pintarrajear el ayuntamiento, manifestarme para que las fiestas de mi pueblo sean mejores, protestar por la lentitud de Internet y acabar con esa cosa llamada "canción del verano". Nunca más se me colarán en el supermercado. Es la hora de la justicia, Vendetta!

La película esta basada en el cómic homónimo de Alan Moore, el cual no he leído, por lo que no haré ninguna comparación entre ambas versiones. Sobre este tema las opiniones son muy variadas, unos dicen que la cinta no es fiel al espíritu del cómic, otros que es genial y que el hecho de que Alan Moore no quisiera figurar en los créditos se debe a un capricho de divo. Lo dicho, yo mientras no lea la obra de Moore me mantengo al margen y dejo en vuestras manos tan delicada decisión.

En el inicio de la película se nos pone en antecedentes, contándonos brevemente la historia de Guy Fawkes, un hombre que decidió volar el parlamento el 5 de noviembre de 1605 para acabar con la vida del Rey Jacobo I y de la aristocracia allí presente. Pero el complot de la pólvora fue descubierto, y Fawkes, ahorcado. Desde aquel día, cada 5 de noviembre se celebra el fracaso del complot, realizando hogueras en las que se queman figuras del conspirador Guy Fawkes. Hasta aquí los hechos históricos.

En la ficción de Moore, el Reino Unido es la mayor potencia mundial, pero vive bajo el yugo del régimen dictatorial de "El Líder". Control sobre la información, supresión de derechos y toques de queda son algunas de las reglas que impone el nuevo gobierno. La gente tiene miedo, y ese miedo alimenta el poder del régimen. Al igual que en el complot de la pólvora, se necesita una chispa que haga levantarse al pueblo, esa chispa se llama V.




V es puro misterio, no sabemos de donde proviene y vagamente sabemos a donde se dirige. Es un héroe de capa y espada que con su mascara de Guy Fawkes pretende sacudir los pesados cimientos de la poltrona del Líder. V no tiene rostro, no lo necesita. Es más que un hombre, es un ideal. Y su fuerza os hará saltar de la butaca y sentiréis todo lo que antes he comentado.

Pero ni siquiera él puede hacer el trabajo sólo.
Necesitará la ayuda de Evey, una inocente jovencita que trabaja en un medio de comunicación controlado por el gobierno. Evey, como gran parte del pueblo, sabe que hay que hacer algo, pero no cree que los métodos de V sean justificables. Para ella destruir el parlamento es terrorismo, para V es la única forma de abrir los ojos de la gente, un edificio en si mismo no es nada, pero cuando lo transformas en un símbolo adquiere una fuerza inimaginable. La misión de V sera despertar el espíritu revolucionario dentro de Evey a través de sus poéticos discursos y su culta verborrea, plagada de referencias a clásicos de la literatura, enfatizando aún más su carácter teatral. Todos sus gestos, acciones, simbolismos y palabras tienen como propósito enriquecer el personaje.

A medida que los planes de V toman forma, descubriremos poco a poco tanto el origen de V como la dudosa forma mediante la cual el Líder alcanzó el poder, gracias a la investigación del inspector Finch (Stephen Rea), que deberá arriesgarse a luchar contra el gobierno para el que trabaja. Toda esta trama se nos desvelara de manera muy gradual y sin caer en redundancias, uno agradece que mientras ve una película no le tomen por idiota.

Como se puede observar, el guión de los Wachovsky compone una homogénea mezcla de géneros en la que encontraremos acción, investigaciones policiales y escenas puramente emotivas en las que las actuaciones de los actores toman todo el protagonismo. Y es que las actuaciones son gran parte del merito del film. Hugo Weaving resulta muy convincente y carismático como V, con la dificultad que supone el no ver su rostro en ningún momento, teniendo como única herramienta su voz. Natalie Portman sencillamente lo borda, a cada película es mejor actriz. El personaje de Evey sufre una gran transformación a lo largo de la película, tanto física como emocionalmente, y Natalie moldea su actuación de acuerdo con esos cambios (a quien no se le ponga la piel de gallina en la escena de la tortura es que es de hielo), pero tranquilos, aún con la cabeza rapada sigue estando guapa. Ademas, los secundarios son de autentico lujo, Stephen Rea como el honrado Finch y John Hurt como el malévolo Líder dejan el listón bien alto.

James Mcteigue consigue una película redonda y sorprendentemente emotiva, con una escenas de acción muy bien resueltas y momentos brillantes (la escena en la que Evey lee la carta de su compañera de celda, con una magnifica banda sonora de fondo, o la caída de las piezas de domino de V representando la exaltación del pueblo son buena prueba de ello). Vedla ya, y por favor, en versión original.

3 comentarios:

robgordon dijo...

Una peli estupenda, que auna espectaculo con compromiso y denuncia, algo que ya existia en la novela gráfica y que se plasmó muy bien en la gran pantalla.

Cada vez más, el mundo del comic dota al cine de nuevos universos e historias, "V", "300" o "Sin City" son buenos ejemplos de ello!

Saludos!

Pablo dijo...

La verdad es que tenia un poco de miedo de ver esta película, ya que los cómics llevados al cine hay que mirarlos con una buena lupa, pero no me defraudó, ya que McTeigue me dejó un buen sabor de boca con esta historia. Una grata sospresa, si señor, una película que gusta, por sun entretenimiento y más aún por su originalidad.
Como anécdota, esta película estaba previsto estrenarse en noviembre de 2005, pero se retrasó por los atentados ocurridos en Londres. (Maldito terrorísmo). Extraordinari o tu trabajo Roberfumi. Saludos!!!
http://pablocine.blogia.com

Roberfumi dijo...

Gracias!!! A mi la verdad es que me encanta, es la prueba de que no hace falta tratar de idiota al espectador para entretenerle, sólo hay que escuchar los magníficos discursos de V para darse cuenta.

No recordaba que la habían aplazado por el atentado, al final había sido en febrero o algo así. La verdad, no creo que la película sea una exaltación del terrorismo, más bien es un mensaje de que la violencia crea violencia, aunque a mi me entraron ganas como mínimo de ir a pintarrajear el ayuntamiento jejejeje.

Saludos!!!!!