sábado, 7 de julio de 2007

Desayuno con Diamantes: El nacimiento de un icono



No se me ocurrió nada mejor para comenzar que un post dedicado a la película protagonizada por la enigmática y dulce Holly Golightly, personaje en cuyo honor se ha elegido el nombre de este humilde blog, que sirva como excusa para un nuevo visionado del film o como aliciente para que, los que aún no hayan descubierto esta maravilla, comprendan por que Holly traspasó los limites de la pantalla para encumbrar (más aun) a Audrey Hepburn como un icono de belleza y elegancia.

Gracias a una de las mejores introducciones que he visto nunca, la película nos presenta, sin mediar palabra y con tan solo el moonriver de Henry Mancini como acompañamiento, a la fantasiosa Holly. Tras lo que se supone que ha sido una fiesta nocturna, Holly emerge de un taxi con el inmortal vestido negro de Givenchy y las míticas Wayfarer, para instantes después quedarse deslumbrada ante el escaparate de Tiffany's, ansiando no sólo el poseer alguna de las joyas allí expuestas, si no el disfrutar del modo de vida que todo ese lujo representa.




Y es que Holly no piensa detenerse hasta conseguir su objetivo, ya sea trabajando como chica de compañía de los hombres importantes de la zona mas exquisita de la urbe, o cazando a alguno de los 10 solteros mas ricos de menos de 50 años. Y en estas que en la vida de Holly aparece Paul Varjak (George Peppard), un escritor venido a menos que vive gracias a las generosas donaciones que le otorga su amante.

En el retrato de los dos principales personajes de la películas es donde reside la mayor sorpresa de la misma. La melancolía que impregna sus vidas choca contra la colorida fotografía y el ambiente "chic" que les rodea. Mientras Holly sufre añorando a su hermano que esta en la guerra y trata de obtener estabilidad económica, Paul intenta levantar su carrera escribiendo en una olvidada maquina para la que ni siquiera ha comprado tinta.

Toda esta mezcla de tristeza y alegría se ve reflejada perfectamente en la magnifica actuación de Audrey. La naturaleza con la que interpreta, la capacidad para expresar sensualidad y ternura con una misma mirada y sin la necesidad de enseñar mas de lo necesario y la elegancia que irradia con tan solo un simple jersey, hacen que sea imposible imaginar otra actriz en su papel, por mucho que Capote insistiera con Marilyn. Durante todo el metraje Audrey nos regala cantidad de momentos imborrables; la ya mencionada llegada a tiffany's, el recibimiento a Paul mientras nos cuenta con su inolvidable voz lo que para ella significa tiffany's, su aparición en la alocada fiesta, el robo de las mascaras, la escena en la que aparece aprendiendo portugués, el emotivo abrazo a su gato ( su alma gemela ) y un largo etcétera.




Pero aún hay otro elemento en la película que la hace más especial aun: su música. Henry Mancini consigue crear una banda sonora"muy Audrey" que merece ser escuchada por si misma. Siempre nos quedara en el recuerdo el tema principal Moonriver, sobretodo la versión interpretada por la propia Audrey sentada en el alféizar de la ventana,con una toalla en la cabeza y una vieja guitarra, sin perder por ello ni una pizca de glamour o elegancia.




En definitiva, un drama romántico disfrazado de comedia, con una Audrey Hepburn deslumbrante, unos secundarios de lujo (George Peppard, Patricia Neal, Buddy Ebsen...) y una banda sonora inolvidable que debéis ver al menos una vez en la vida.

Imagenes: www.audrey1.com, www.moviewallpapers.net

6 comentarios:

BUDOKAN dijo...

Ha sido muy enriquecedor haber leído este enorme análisis que haces de esta fresca y simpática película. Saludos!

Roberfumi dijo...

Gracias budokan, a mi me hace una enormee ilusión el primer comentario del blog. Saludos

Faraonika dijo...

Aunque el post no es reciente, decirte que adoro esta película y que lo que has escrito me ha encantado.
Yo acabo de terminarme la biografía de Audrey escrita por Donald Spoto y te la recomiendo si aún no ha caido en tus manos.
Un saludo!

Roberfumi dijo...

Gracias por la visita Faraonika, yo también tengo el de Spoto, fue el primero que tuve de ella, me lo regalaron en navidades. Me caló tan hondo que ahora tengo otros 4 libros más. Esta chiquilla me tiene loquito jeje.

Chao, nos vemos en tu blog, te haré una visita!!

David C. dijo...

Audrey fue encantadora.

Leno dijo...

Yo soy otro enamorado de esta película y me encanta como la has descrito. Te sigo :)