jueves, 14 de agosto de 2008

El Joker, Aquiles y el brillo de las estrellas.


Cuando Aquiles descendió del Pelión tras completar su entrenamiento bajo la tutela del centauro Quirón, el profeta Calcante predijo que al joven Aquiles, el de los pies ligeros, se le daría a escoger entre dos vidas: Una de ellas sería corta y gloriosa, la otra, larga y anodina. Por todos es sabido cual fue su elección. A pesar de su negativa a luchar para Agamenón, tal era su ansia de gloria que rezo a su madre Tetis para que convenciese a Zeus de que ayudase a los Troyanos a hacer retroceder las lineas Griegas, para entonces llegar el con sus valientes Mirmidones. Aquiles desato su ira en el campo de batalla acabando con el más fiero de los guerreros Troyanos, Hector, y murió, como no, en el campo de batalla. El premio: La inmortalidad, la seguridad de que su nombre seguiría siendo coreado más de tres mil años después de que su cuerpo cayese.




Pero ese camino no siempre se elige tan deliberadamente, en ocasiones aparece, como una consecuencia natural a la tan ansiada gloria. El ingeniero diseñador de los replicantes Nexus 6 (Blade Runner, Ridley Scott, 1982) le decía a su más perfecta creación "La luz que brilla con el doble de intensidad dura la mitad de tiempo, y tu has brillado mucho Roy", como si estuviese escrito que su grandiosidad le llevaría, más pronto que tarde, a una desaparición inevitable. Esas palabras se le podían haber dicho a Heath Ledger mientras limpiaba el maquillaje de su rostro, tras haber regalado al mundo un personaje, desde ese mismo instante, inolvidable. De nuevo se repite la historia de una estrella que brilla de forma cegadora y desaparece tristemente, dejando, en este caso, al mundo del cine, con un poco menos de luz.


El espectáculo que Ledger nos brinda en cada una de sus apariciones como el sádico Joker es digno de recordad en todas y cada una de las innumerables listas de los mejores villanos de la historia del cine, y nos hace olvidar, durante 2 horas y media, la trágica historia que le acompaña. Estoy seguro de que el tiempo pondrá a este personaje en el lugar que merece, ya sea por el beneplácito general del publico o con un Oscar bajo el brazo (¿Por qué no?). Olvidaos de todas las habladurías, el morbo no ha hecho grande al personaje, si no el actor que le interpreta. Es ahora cuando a cualquier cinéfilo le salta la vena egoísta y la rabia que siente es por no poder disfrutar los papeles que podría habernos dado un actor así.

Pasarán más de tres mil años y a quien recordarán será, evidentemente, al guerrero de la boca pequeña, pero a mí el Joker no se me olvida, por que Heath a brillado, y mucho.

7 comentarios:

robgordon dijo...

Y sin duda si por algo perdurará en el recuerdo "El caballero oscuro" será por la composición creada por Ledger, verdadero motor de esta película.

Anoche cuando salía del cine de ver la peli, pense que recordaría de ella dentro de 5 o 6 años, y llegué a la conclusión de que no serian sus persecuciones, secuencias de acción o los gadgets de Batman, sino al Joker. Es lo más destacado e imponente de la película.

Lástima que no haya podido ver este reconocimiento que esta teniendo, que no viene alimentado por su muerte, y si por su excelente trabajo.

Saludos, tocayo!

Roberfumi dijo...

Cuanta razón tienes tocayo!!! Es la misma sensación con la que yo salí de la sala.

Saludos!!

alexr1d2 dijo...

Bravo! Bravo! por fin justicia a un actor que ha recreado a uno de los personajes más fascinantes de todos los tiempos. Ledger ha hecho historia con algo que se pone a la altura del mismísimo Brando. Es mi villano favorito, y nadie más valiente y talentoso que Ledger ha podido hacer lo que vemos en el Joker del Caballero oscuro. Algo tan asombroso como repugnante de ver.

Roberfumi dijo...

Gracias Alex, me alegro de verte de nuevo por aquí! Y tienes razón, detalles como la modulación de la voz están al nivel de Brando.

Saludos!!

Holly Golightly dijo...

ME ENCANTÓ la película.

Un beso

Roberfumi dijo...

A mi también Holly, con mayúsculas.

Un beso!!

Nestor dijo...

Estoy convencido de que va a ser la mejor película de 2008. Lo tiene todo. Chris Nolan ha conseguido representar a Batman en el cine mejor que cualquier otro y por fin le ha otorgado el puesto que se merecía tan insigne personaje.