martes, 25 de marzo de 2008

Esto no se toca niño, con esto no se juega........


El cine desde siempre ha sido una infatigable fabrica de sueños, y en ocasiones la complejidad de esos sueños ha requerido de la utilización de ciertos trucos para llevarlos a la realidad, para convertir lo imposible en posible. Podía ser una maqueta, un muñeco, un disfraz o un simple petardo, el ingenio del artista siempre superaba el reto. La gran fabrica de sueños jamas se detuvo y daba igual que fuese una manada de dinosaurios o un humilde granjero que tocaba las estrellas a bordo de su flamante nave de combate, cualquier historia podía ser contada.

La exigencia del público cada vez se hacía mayor, las ideas cada vez más complicadas de llevar a cabo, los sueños se tornaban irrealizables. Hasta que aparecieron los efectos generados por computador. A partir de esta poderosa irrupción las barreras de la imposibilidad fueron cayendo una a una y cualquier imagen que uno pudiera imaginar podía ser llevada a la gran pantalla. Pero, como es sabido, el poder nos corrompe. La escasez se volvió en abundancia, y más tarde en exceso, y los maravillosos trucos de magia que debían de estar al servicio de las historias se comieron a las propias historias, abusando de una tecnología que en muchas ocasiones sigue sin estar a la altura.

Y yo desde aquí pregunto: ¿ Nos asombraríamos igual viendo la estrella de la muerte si el Emperador no fuera tan malditamente astuto? ¿Nos ilusionaría ver lucir un sable láser si Obi-Wan no nos hubiese explicado en su vieja choza qué es la Fuerza? ¿ Nos asustaría ver el ojo de Sauron si no viéramos como propios camaradas a los seres a los que amenaza? ¿ Por que parecen mejores los efectos especiales de Terminator 2 que de Terminator 3? ¿Por que nos impresionaba el Depredador en aquellas junglas de Vietnam y nos da vergüenza ajena en sus absurdas peleas con los Aliens? ¿Por que nos encanta ver a Spidey surcar los cielos de Nueva York en sus dos primeras aventuras y nos aburre en la tercera? ¿Por que acabamos hasta las cejas del genial Jack Sparrow y toda su compañia? ¿Por que cuando Lucas debe llenar la pantalla con la sensualidad de una enamoradiza Natalie Portman se dedica a montar a Anakin en una patata andante? Pongo sólo ejemplos que a todos se nos vienen a la cabeza, pero podía seguir y seguir. No creo que haga falta que conteste a las preguntas.

Afortunadamente sigue habiendo artistas que saben que lo que de verdad emociona e ilusiona a la gente es ver en la pantalla grande historias en las que los protagonistas sientan las emociones que ellos mismos sienten y que tengan las mismas ilusiones que ellos mismos tienen. El resto sólo son fuegos de artificio, el maquillaje y los decorados que redondean el efecto. Nada más.

Cuando Bogart torcía el gesto por contrariedad era real, cuando Peter Lorre gritaba de pánico ante su implacable jurado era real, cuando Henry Fonda defendía a un joven chiquillo frente a 11 incrédulos era real, cuando Michael Cane ajusticiaba a Lawrence Olivier con brillante astucia era real, cuando sentíamos lástima por que Jack Lemon no conseguía tener su apartamento ni una sola noche era real, cuando Gregory Peck se enfrentaba a todo un pueblo cargado de racismo era real, cuando Marlon Brando nos ofrecía una oferta irrechazable era real, cuando Rita Hayworth deslumbraba a los asistente con tan solo quitarse un guante era real, cuando Diane Keaton volvía loco al ya loco de por si Woody Allen era real, cuando James Stewart descuartizaba la anatomía de un asesinato era real, cuando Audrey Hepburn nos enamoraba cada vez que aparecía en pantalla era real........Esas y no otras son las cosas que nos llegan a lo más hondo, las cosas con las que nos identificamos, las cosas que realmente nos hacen soñar. El cine es mucho más que una demostración técnica y la tecnología que tenemos disponible es una útil herramienta, no un juguete.

Coco Channel daba este consejo: "Antes de salir mírate al espejo y quítate algo" Es un consejo fácilmente extrapolable.

14 comentarios:

nonasushi dijo...

Gran post
He llegado ahora mismo de vacas y la verdad mola leer tranquilamente buenos post

Por cierto,yo la regla de Coco chanel, la llevo a rajatabla. siempre me dejo algo en casa, la llaves, el paraguas, el libro, el bolso, la cebeza...

Roberfumi dijo...

Gracias nonasushi. Yo también soy del club de la empanada metal jejeje.

Saludos!!!

PD: Te he añadido a mis links ;-)

Marnie / Tònia dijo...

Muy buena defensa / reflexión, Roberfumi.

Aunque he de decir que hace un tiempo descubrí que una buena parte de la magia de Star Wars (de la original, me refiero, porque la nueva trilogía, en fin... magia más bien poca) residía en sus efectos de sonido XD Resulta que pude ver unos vídeos de los montajes previos, con diálogos pero todavía sin la banda sonora ni el fragor de los sables láser y todos esos detalles, y cómo perdía la cosa!

Pablo dijo...

Hola Roberfumi, he leido en mi blog tu comentario y cuando he entrado en el tuyo me he llevado la alegria de que me habias puesto de enlace. Yo he hecho lo mismo, estamos así pués en contacto. Un abrazo amigo mio.

Roberfumi dijo...

Gracias a todos!!

Tonia, si que son una parte importantisima de su magia (los efectos de sonido son buenisimos, como mola cuando silban los tie fighters). A lo que me refiero es que en casos como ese esos fantásticos efectos se usaban como un perfecto complemento de la historia que nos querían contar, reforzandola y dándole carácter. Como bien dices en la nueva, aunque la he disfrutado, en muchas ocasiones los efectos son lo único que vemos, y aunque sean mejores que los antiguos, la magia se pierde. Un saludo, y ya me pasaré por tu blog para seguir esa magnifica serie de post sobre créditos ;-)


Pablo, gracias por el enlace. Un abrazo

Capri c'est fini dijo...

Hummm los efectos especiales sin nada debajo son una patata. Yo no los desprecio, pero necesito algo más que efectos para que me emocione una peli o me parezca original. Tampoco es tanto, una buena interpretación, una historia interesante, algo que justifique el uso de los efectos... a veces parecen que montan las películas para enseñar algo nuevo y la historia es lo de menos. No hay nada comparable a los rostros de los actores que nombras, pero vamos, que para eso son estrellas. Es mi primera visita a tu blog y me ha gustado mucho, enhorabuena.

Roberfumi dijo...

Muchas gracias capri, bienvenido!!!

Acuerdo con todo lo que dices, se necesita algo más, en ocasiones tampoco demasiado, para que no parezca que estamos delante de un videojuego.

Un saludo, ¡y vuelve cuando quieras!

Deyre dijo...

Vaya, que razón tienes. Los efectos especiales son algo estupendo cuando sirven como base para sustentar la historia, pero no cuando son puestos de forma indiscriminada y para hacer alardes absurdos.

Me ha alegrado mucho leer este post, es muy bueno.

Roberfumi dijo...

Muchas gracias Deyre, bienvenida!!

Un saludo!

Nestor dijo...

Una interesantísima reflexión Roberfumi.

Major Reisman dijo...

Buenas

Estupenda reflexión Roberfumi. No sólo de efectos vive el cine. Por lo que me toca, en el cine bélico son bastante importantes, pero no son lo esencial. Basta comparar "soldado Ryan" con "Pearl Harbor" (por poner dos con efectos especiales).

Un saludo

Roberfumi dijo...

En efecto mayor. Muchas gracias Reisman, Nestor.

Estos días he estado un poco liado con el proyecto y no he atendido la sala, pero prometo ponerme hoy mismo con el siguiente post.

Saludos!!!

xeta2 dijo...

Impresionante articulo...me han venido una riada de recuerdos, flipe con terminator, y los efectos de un lobo americano en londres me dejaron alucinada, y la trilogia inicial de star wars era oro, no esta basura posterior... Bsos golightly

Roberfumi dijo...

Gracias xeta, un beso.